no comments

Adam Scott brilla de la mano de Steve Williams

Golf

Golf

Durante la última jornada del Bridgestone Invitational, disputado en el Firestone Country Club, pudimos ver como un caddie era capaz de hacerle sombra a su propio jugador. Lo que sucedió fue que Adam Scott ganó un World Golf Championship por nada menos que cuatro golpes de ventaja y una superioridad insultante, sin embargo, la noticia es que Steve Williams consiguió su octavo triunfo en el mismo torneo.

Ser el caddie de Woods te permite algunas licencias, básicamente más minutos en antena que a cualquier compañero de profesión. Williams no ha sido, durante todos estos años, alguien a quien le gustara acaparar los focos y seguro que en alguna ocasión se ha mordido la lengua, escondido un gesto o soltado un improperio para sí mismo. Oportunidades de hablar no le han faltado, incluso justo después de haber sido despedido, pero hasta que ayer Scott embocó el putt que le daba la victoria no había escuchado a Williams hablar tan directamente de sí mismo.

“He estado trabajando como caddie hace más de 30 años. He ganado 145 veces y esta es la mejor victoria de mi carrera.” Woods despedía a su caddie y éste le lanzaba un directo a la mandíbula, consiguiendo además ganar más dinero (el 10% del primer puesto: 140.000 dólares) que el propio Tiger (puesto trigésimo séptimo: 58.500 dólares). Es evidente que no han terminado muy bien pero después de vivir tantos éxitos juntos no nos podíamos imaginar un final distinto. Igual de predecible es la respuesta de Tiger, que sin duda llegará.

Asaltos a parte, es sorprendente ver como Adam Scott, que desde que usa el putter escoba y gafas parece un jugador maduro, se transformó esta semana en una versión mejorada de sí mismo. Hasta qué punto la influencia de Williams tuvo algo que ver en la mentalidad ganadora que mostró ayer el australiano es algo que desconocemos pero que intuimos importante, y nos hace plantearnos la máxima de “el jugador pega los golpes, los caddies cargan la bolsa”. Es la victoria más impresionante de Scott hasta la fecha y con Williams a su lado, esperamos mucho más de él. Esta semana es elPGA Championship, cuarto grande del año, y muchos contamos con una buena actuación de ambos, jugador y caddie. Sus caminos se han juntado en un momento delicado pero parecen compenetrarse perfectamente y, ¿es de lo que se trata, no? De formar un gran equipo. Ayer demostraron que además son uno ganador. Hagan sus apuestas.