no comments

Cualidades físicas de un jugador de tenis

jugador de tenisAnalizando lo que ocurre en un partido de tenis, desde el punto de vista del rendimiento físico de un jugador, tenemos los siguientes datos, según unas estadísticas publicadas en 1988 por la ATP, basadas en un estudio realizado entre los 150 primeros clasificados del ranking de la ATP de partidos jugados sobre tierra batida:

 

Duración media de un punto…………………………………6-10 segundos.

Duración media de un punto (en pista rápida)…………..4’3 segundos.

Tiempo real de juego…………………………………………..22% del total.

Promedio de puntos por juego………………………………6’2.

Promedio de puntos por set…………………………………..62.

Promedio de puntos de un partido de 5 sets……………..310.

Distancia media recorrida por golpe (con saque)……….3 metros.

Distancia media recorrida por golpe (sin saque)…………3’8 metros.

Distancia media recorrida por punto………………………..8-12 metros.

Distancia media recorrida en un set………………………….850 metros.

Distancia media recorrida en un partido de 5 sets……….4.250 metros.

La tendencia actual del juego es a aumentar en velocidad, es decir, que la pelota va más rápida, por termino medio, de un lado a otro de la pista. Esto obliga a los jugadores a desplazarse con mayor rapidez , golpear con más fuerza a la pelota y a tomar las decisiones en menos tiempo.

 

Esfuerzo físico realizado en un partido de tenis.

 

Teniendo una información más precisa de lo que ocurre en un partido de tenis, podemos saber con mayor exactitud qué tipo de esfuerzo físico realizan los jugadores durante un partido.

 

Veamos cómo se utilizan en el tenis las distintas cualidades físicas :

 

La resistencia. Un jugador de tenis necesita realizar un esfuerzo importante (arrancar, correr, golpear, saltar, cambiar de dirección, además de soportar la tensión emocional de la competición), durante un periodo de tiempo prolongado (4-5 horas), sin disminuir de forma significativa su rendimiento. Para ello se necesita una buena capacidad del sistema respiratorio y cardiovascular que proporcione un aporte suficiente de oxigeno y nutrientes al sistema muscular, es decir, una buena resistencia aeróbica. Se necesita, además, otra fuente de energía de emergencia dispuesta a intervenir rápidamente ante las urgencias que surjan, esto es, resistencia anaeróbica.

 

Las resistencias aeróbica y anaeróbica son complementarias y muy importantes para la práctica de cualquier deporte, la primera proporciona la energía suficiente para realizar un ejercicio de baja intensidad durante mucho tiempo y la segunda ayuda a mantener un ejercicio de alta intensidad cuando la primera fuente de energía no es suficiente. Esta segunda fuente de energía sólo debe actuar durante cortos periodos de tiempo si no queremos que se produzca el agotamiento.

 

No poseer suficiente resistencia aeróbica y anaeróbica para una determinada especialidad deportiva, supone que la fatiga aparece antes de tiempo y, consecuentemente, se produce una disminución del rendimiento físico.

 

La fuerza. En tenis debemos distinguir entre diferentes manifestaciones de la fuerza. Básicamente, un jugador de tenis necesita la fuerza muscular para desplazarse rápidamente y para golpear a la pelota. La fuerza explosiva en las piernas es indispensable para tener una buena capacidad de aceleración, mientras que la fuerza rápida de los miembros superiores es necesaria para golpear fuertemente a la pelota y que esta llegue al lado contrario lo antes posible. Para esto se necesita una buena capacidad de fuerza muscular, más concretamente, una fuerza capaz de actuar en un corto periodo de tiempo, propia de los lanzamientos ligeros, esto es lo que llamamos potencia o fuerza explosiva. Además, esta fuerza hay que mantenerla durante mucho tiempo, a veces durante 4-5 horas, lo que significa alrededor de 1000 golpes, para lo que se necesita una buena dosis de resistencia de la fuerza. Es decir que no basta con correr rápido o golpear fuerte a la pelota al principio del partido sino que esto hay que hacerlo durante todo el partido.

 

La velocidad. Un jugador de tenis tiene que realizar una cantidad enorme de arrancadas, aceleraciones y cambios de dirección. El ciclo normal de un golpe incluye, arrancar, acelerar y volver. En un partido se pueden llegar a dar 1.250 golpes. La intensidad de las carreras varía, en algunos golpes los desplazamientos son cortos y la intensidad de la carrera baja, pero en otros son largos e intensos. Esto supone un desgaste interválico e irregular, que a la larga se hace muy importante, aunque los tiempos de descanso sean elevados, 25 segundos entre puntos y 90 segundos en los cambios de lado. Hay que tener en cuenta que romper la inercia es la fase más dura de las carreras y esto es, precisamente, lo que abunda en el tenis: arrancar, frenar y cambiar de dirección. Para realizar esta tarea física, un jugador necesita una buena capacidad de aceleración que podemos encuadrarla dentro de la cualidad física que llamamos velocidad de desplazamiento. Esto no debemos confundirlo con la velocidad máxima que se produce en los 100 metros lisos, en tenis los desplazamientos medios son de 4 metros (máximo de 14 metros).

 

A su vez, la velocidad es necesaria en la ejecución de los golpes, a esta cualidad la llamaremos velocidad de movimiento.

 

Cualidades coordinativas. En este grupo se encuadran una serie de capacidades como puedan ser la capacidad de equilibrio, orientación o de ritmo, que tienen como denominador común el ordenamiento y organización de la enorme cantidad de información que el jugador de tenis recibe.

 

Un jugador de tenis necesita, primeramente, una serie de cualidades perceptivo-motoras que le permitan tener una información precisa de lo que ocurre en la pista y, después, un alto grado de capacidades coordinativas que le faciliten procesar dicha información para tomar decisiones y ejecutar los movimientos rápidamente.

 

Las cualidades físicas coordinativas son las primeras que disminuyen significativamente cuando aparece la fatiga.

 

La movilidad articular. Las posiciones de golpeo y los movimientos de las articulaciones en la ejecución de los golpes determinan, en el jugador de tenis, una amplitud óptima de movimiento. Esto no significa en modo alguno que cuanto más movilidad articular posea el tenista, más ventaja tiene, sino que cada tipo de deporte con sus gestos concretos, necesita una movilidad específica, tanto a nivel de miembros inferiores (desplazamientos y posiciones forzadas), como de tronco y miembros superiores (golpear a la pelota en posiciones forzadas). El jugador de tenis necesita una flexibilidad articular determinada (grado de movimiento de las articulaciones) y necesita, también, una elasticidad muscular concreta (capacidad de estirar el músculo), aunque el término que mejor define este concepto es la movilidad articular, ya que engloba los anteriores, dándoles un sentido de continuidad y dinamismo más propio de los movimientos deportivos.

 

En definitiva, disputar un punto, significa un trabajo medio de 10 segundos en los que se corren 12 metros en diferentes direcciones y se golpea la pelota cuatro veces. Después de realizar este esfuerzo, el jugador dispone de un descanso de 25 segundos y cada 12-13 puntos dispone de un descanso adicional de 90 segundos. Este trabajo no es homogéneo sino que aumenta o disminuye la intensidad según varíen la longitud, velocidad y duración de los desplazamientos, pero en cualquier caso se deberá mantener durante las 3-4 horas que dure el partido, soportando la tensión emocional y muscular adicional de la competición, lo que supone un desgaste adicional considerable.

 

Podemos considerar que un jugador de tenis debe realizar un trabajo interválico en el que alterna cortos periodos de trabajo intenso con largos periodos de descanso en relación de 1:3. Concretamente en un partido de 5 sets, deberá golpear a la pelota de diferentes maneras (derecha, revés, saque, volea y remate), aproximadamente 1000 veces y realizar 310 carreras de 12 metros con cambios de dirección. La intensidad de las carreras será variable produciéndose un 40% de intensidad baja, 35% de intensidad media y 25% de intensidad alta. La duración media de los puntos será de 10 segundos (59% menos de 10 segundos, 22% entre 10-20 segundos y 19% más de 20 segundos). Estos datos pueden sufrir ligeras variaciones dependiendo de la superficie de juego (pista dura o pista de tierra), pero nos dan una idea bastante aproximada del esfuerzo físico de un jugador de tenis, con lo que estaremos más capacitados para encauzar la preparación física de nuestros jugadores.

 

Resumiendo lo anteriormente expuesto, las cualidades físicas más importantes que debemos desarrollar en un jugador de tenis, son las siguientes:

 

Resistencia (aeróbica y anaeróbica).

Fuerza (fuerza explosiva, fuerza rápida y resistencia de la fuerza).

Velocidad (capacidad de aceleración).

Capacidades coordinativas (equilibrio, orientación, ritmo, etc.).

Movilidad articular (flexibilidad, elasticidad).

 

En artículos posteriores explicaremos con mayor profundidad cada una de las cualidades físicas, cuánto necesita el jugador de tenis de cada una y qué podemos hacer para mejorar nuestra preparación física. En otras palabras cómo es el perfil, desde el punto de vista físico, del jugador de tenis y qué podemos hacer para acercarnos a ese perfil ideal.

 

Esta información incluida por cortesía de José Antonio Aparicio